Es malo para los dientes que los niños se chupen el dedo

¿Es malo para los dientes chuparse el pulgar?

No todos los niños se chupan el pulgar o los dedos, y tampoco es problemático para todos los que lo hacen. Sin embargo, para algunos niños el hábito de chuparse el hábito sí que puede ser perjudicial y, sobre todo, difícil de evitar. Esto puede tener un impacto negativo en el crecimiento y desarrollo de la boca y los dientes, haciendo que los dientes delanteros para vayan hacia delante en el tiempo. Según la Academia Americana de Odontología Pediátrica, chuparse el dedo generalmente no es una preocupación hasta después de los cuatro años. Por suerte, para entonces la mayoría de los hábitos de chuparse los dedos ya ha desaparecido. Generalmente, este hábito se da en los primeros seis meses de vida, después de este tiempo sólo 6% de los bebés siguen teniendo el hábito después de cumplir un año de edad y sólo 3% continúan después de los dos años.
 

Cuando el hábito de chuparse los dedos se prolonga, puede conllevar al mal alineamiento de los dientes (maloclusión). Este hábito puede interferir y modificar la posición de los dientes y, por lo tanto, también en su estructura facial. Para corregirlo, será necesario colocar ortodoncia.
 

Si tu hijo o hija continúa con este hábito más allá de los cuatro años, es importante analizar y comprender por qué sigue haciéndolo para poder ponerle freno. El impulso de mamar es esencial para los recién nacidos, que dependen de sus instintos para así alimentarse. Cuando los niños maduran, algunos niños todavía buscan consuelo en conductas de succión y en ocasiones, ese impulso se hace más habitual de lo esencial.
 

Si te preocupa que tu hijo continúe con el hábito de chuparse el dedo y crees que el comportamiento está causando problemas dentales que requieren atención, te animamos a solicitarnos una evaluación en el 91 577 39 44, estamos en pleno Barrio de Salamanca de Madrid, en la Calle Príncipe de Vergara 44, 1º A. A veces, una charla sencilla y amable con el dentista es suficiente para convencer a un niño mayor para romper el hábito por completo.

Llamanos ahora Llámanos