Ortodoncia funcional

La ortodoncia interceptiva o funcional se utiliza en niños de corta edad para favorecer un crecimiento y desarrollo óptimo del hueso maxilar y la mandíbula, evitando complicaciones o anomalías en el futuro.

Es fundamental que este tipo de ortodoncia se coloque durante la etapa de crecimiento, de ahí la importancia de las revisiones periódicas a la clínica dental durante la infancia. Detectando los problemas a tiempo es mucho más sencillo guiar el crecimiento mandibular para evitar, cuando el niño es adulto, una cirugía de los maxilares (ortognática).

La ortodoncia funcional se encarga de la expansión de los maxilares cuando estos son demasiado estrechos y estimulan y/o frenan el crecimiento mandibular cuando este se está dando de manera irregular entre ambos maxilares.

Odontopediatra en barrio Salamanca Madrid

Objetivos de la ortodoncia interceptiva

La ortodoncia interceptiva o funcional, mediante la utilización de diferentes aparatos, tiene como objetivos:

 

  • Coordinar la posición y el tamaño de los huesos maxilar y mandíbula cuando hay un crecimiento irregular
  • Proteger los dientes del desgaste y de enfermedades periodontales (de las encías)
  • Mejorar la estética facial, al equilibrar los maxilares superior e inferior
  • Mejorar la salud de la articulación temporomandibular y las fuerzas de masticación
  • Facilitar un buen cepillado dental, mejorando la salud dental

¿Cómo sé si mi hijo necesita ortodoncia interceptiva?

Aunque lo mejor es que lleves a tu hijo a una revisión con el ortodoncista al cumplir los 5-6 años para que sea él quien determine si existe algún problema, hay ciertas indicaciones que te pueden poner sobre aviso de que el pequeño necesita un tratamiento de ortodoncia interceptiva:

 

  • Si sus dientes superiores sobresalen demasiado (“boca de conejo”)
  • En el caso contrario, si su mandíbula inferior es demasiado prominente
  • Si tiene el paladar muy estrecho
  • Si cuando cierra la boca, aprecias que existe una desviación (mordida cruzada)
  • Si el pequeño tiene problemas al masticar
  • Si respira la boca en lugar de por las fosas nasales
  • Si tiene el hábito de chuparse el dedo
  • Si hay un retraso en la salida de los dientes definitivos
  • Si notas que coloca de forma anormal la lengua al tragar (problemas de deglución)
  • Sonrisas gingivales

Si tu hijo o tu hija presenta cualquiera de estos problemas, no dudes en ponerte en contacto con el equipo de Odontología infantil de la clínica Ciro. Llámanos al teléfono 91 577 39 44 o al 91 577 39 55. Estamos en la Calle Príncipe de Vergara 44, 1º A, en el barrio Salamanca de Madrid.