Brackets metálicos

Los brackets metálicos son, seguramente, el sistema de ortodoncia más conocido, ya que ha sido el más utilizado en las últimas décadas. Su función es desplazar los dientes hasta que alcancen su posición correcta, devolviéndole la funcionalidad y la estética a la boca.

Funcionamiento de los brackets metálicos

 

La ortodoncia con brackets metálicos cuenta con tres elementos bien diferenciados:

Estos son el arco, las ligaduras y los brackets.

  • Arco: es un alambre metálico que se encarga de aplicar presión sobre los dientes.
  • Bracket: es esa especie de cuadradito metálico que va adherido a los dientes. Su función principal objetivo es marcar la dirección o el giro que se le va a dar a la pieza dental. Para ello, el ortodoncista debe cementar el bracket en el lugar exacto del diente que permita hacer el movimiento esperado y no aleatoriamente.
  • Ligadura: se utiliza para unir el bracket al arco, permitiendo que el arco pueda aplicar la fuerza. En el caso de los brackets metálicos de baja fricción, este elemento no es necesario, ya que el arco va sujetado directamente por el bracket.

Beneficios de los brackets metálicos

 

Entre los beneficios más destacados de los brackets metálicos, encontramos los siguientes:

  • Es una ortodoncia especialmente indicada para niños pequeños, ya que es muy resistente a la fractura y además, el niño no los puede retirar, ya que van cementados a los dientes.
  • Los tiempos de tratamiento suelen ser más cortos que con otros tipos de ortodoncia.
  • Es el tratamiento más económico, por lo que supone un importante ahorro en comparación a otros sistemas.

Si tu hijo o tu hija necesita un tratamiento de ortodoncia, no dudes en ponerte en contacto con el equipo de Odontología infantil de la clínica Ciro. Llámanos al teléfono 91 577 39 44 o al 91 577 39 55. Estamos en la Calle Príncipe de Vergara 44, 1º A, en el barrio Salamanca de Madrid.