10-habitos-que-corregir-para-cuidar-de-los-dientes-de-nuestros-hijos-Pequeciro-

10 hábitos para mejorar el cuidado dental de los más pequeños de la casa

Hay una serie de puntos que quizás como padres no tienen muy presentes pero que son muy importantes para una correcta salud bucodental de los mas pequeños.

1. No cuidar (o tratar) los dientes de leche.

Los dientes de leche se caen, sí, pero hasta que eso sucede las caries pueden provocar dolor, infecciones, pérdida de espacio, alteraciones en la erupción de los dientes definitivos… No dejes que un diente de leche mal cuidado le suponga un problema mayor en el futuro.

 

2. No limpiar la boca de los bebés hasta que no le salen los dientes.

Es verdad que la caries solo puede darse desde que empieza a salir el primer diente, pero antes podemos reducir el número de bacterias de la boca y mantenerla bien cuidada.

 

3. Usar pasta dentífrica sin flúor.

El uso de pastas con una cantidad de flúor menor a 1000 ppm no protegen frente a la caries, según recientes estudios. Debemos tener cuidado con las cantidades de pasta que ponemos en el cepillo de los más pequeños, pues no debe ser excesiva, pero nunca prescindir del flúor.

 

4. Dejar que se cepillen los dientes sin supervisión.

Poco a poco deben aprender a cepillarse por sí solos, claro, pero un niño de 4 años no sabe cepillarse todas las caras de los dientes correctamente… Hasta esa edad, es mejor que primero le cepilles tú y luego dejarle el cepillo para que lo haga él/ella.

 

5. No limpiar la lengua.

La lengua es el lugar perfecto para miles de bacterias, ¡no te olvides! Cepíllala con cuidad para que no le den arcadas, y poco a poco se irá acostumbrando y la limpiará completa sin arcadas.

 

6. Llevarlo al odontopediatra sólo cuando le empieza a doler un diente.

Gran parte de los pacientes que acuden por primera vez al dentista lo hacen cuando tienen ya una molestia. Y es una pena, porque siguiendo las indicaciones adecuadas sobre higiene bucal se pueden prevenir muchos problemas mayores en el futuro. Por no mencionar lo complicado que se hace para el niño iniciar un tratamiento dental en esas condiciones. Cuanto antes acuda al Odontopediatra mucho mejor, si es antes que salga el primer diente… ¡mejor aún!

 

7. Darle besos en la boca.

Darles besos en la boca, o soplar la comida, o meternos el chupete del niño en la boca. Con todos esos gestos lo único que vamos a conseguir es transmitirle nuestras bacterias (que son mucho más “agresivas”) al niño.

 

8. Dar algún alimento (sólido o líquido) antes de irse a dormir.

El cepillado más importante del día es el de por la noche, y es fundamental que cuando se vayan a dormir tengan los dientes limpios. Durante la noche es cuando más fácilmente se producen las caries. Así que nada comer en la cama, ¡a la cama se va con los dientes limpios!

9. Picotear en exceso.

Ese “picoteo” suele ser con alimentos poco sanos y llenos de azúcar procesado (zumos, batidos, galletas, patatas fritas, etc.). Multiplicamos las ocasiones en las que se produce los cambios de pH (nivel de acidez de la boca) y por tanto se multiplican las veces al día que “se ataca al diente”, y además con alimentos más azucarados.

 

10. Mojar el chupete -o tetina del biberón- en miel o sustancias azucaradas.

Al exponer a los dientes a esos alimentos tan azucarados se producen caries muy agresivas en los bebés, a los cuales además no se les suele cepillar los dientes después de ese uso indebido del chupete. Y ya sabes, azúcar y falta de cepillado supone caries asegurada.

 

¡Esperamos que te sirvan estos consejos para mejorar la higiene bucal de tu hijo/a! Si tienes alguna duda o quieres revisar la boca de tu hijo/a, llámanos para pedir cita nuestro departamento de odontología infantil y ortodoncia. Nuestro teléfono, de la Clínica dental CIRO de los Doctores Jiménez, es el 91 577 39 44 y estamos en la Calle Príncipe de Vergara 44, 1º A, en el barrio Salamanca de Madrid.

Llamanos ahora Llámanos